El estado del paisaje que miles de personas vienen a visitar. Ha sido surcado, trazado, pastoreado y en definitiva humanizado en gran medida por los rebaños de vacuno y ovino.

Este ciclo transhumante todavía se realiza optimizando el pasto en altitud en función de la climatología; En primavera los pastos junto a los pueblos y los montes aledaños, en verano los pastos de alta montaña del Valle de Bujaruelo junto a Ordesa, en otoño los pastos junto a los pueblos y en invierno estabuladas consumiendo el heno recogido en las praderas de verano.

En definitiva, animales que viven en un medio privilegiado, que producen una carne de excelente calidad y que son activos creadores del paisaje que apreciamos.

restaurante de carnes en el pirineo